28 de abril de 2010

"Las playas de Agnès" - Un film de Agnès Varda


"LAS PLAYAS DE AGNÈS" - UN FILM DE AGNÈS VARDA

Estreno: 29 de abril de 2010

Ficha Técnica:

Dirección y Guión: Agnès Varda. Producción: Lisa Blok-Linson, Thomas E. Taplin, Agnès Varda. Fotografía: Julia Fabry, Hélène Louvart, Arlene Nelson, Alain Sakot, Agnès Varda. Montaje: Baptiste Filloux, Jean-Baptiste Morin. Francia / 110 min. / 2008. Título original: "Les Plages D'Agnès". Documental.

Sinopsis:

Volviendo a las playas que han sido parte de su vida, Varda inventa una especie de autorretrato testimonial. Agnès se ubica entre los fragmentos de sus películas, imágenes y reportajes. Ella comparte con humor y emoción sus comienzos como fotógrafa teatral y luego, como cineasta de la Nouvelle Vague. También, expone su vida junto a Jacques Demy; su feminismo; sus viajes a Cuba, China y Estados Unidos; su vida como productora independiente y su vida familiar.


Acerca de Agnès Varda:

Agnès Varda nació con el nombre de Arlette Varda en Bruselas, Bélgica, en el seno de una familia de padre griego y madre francesa. Su progenitor pertenecía a una familia de refugiados griegos de Asia Menor. Estudió Historia del Arte en la 'École du Louvre' antes de conseguir un trabajo como fotógrafa oficial del 'Théâtre National Populaire' (TNP) de París.

Después de pasar unos días filmando la pequeña ciudad pesquera francesa de Sète, en el barrio 'La Pointe Courte', para un amigo con una enfermedad terminal, Varda decidió hacer una película.

De este modo, aparece en 1954 su primer film llamado "LA POINTE COURTE", que narraba la historia de una triste pareja y su relación en la pequeña ciudad. Inmediatamente, se convirtió en el precursor estilístico de la nouvelle vague francesa. Más tarde, se la encuadrará en este género, asemejándola a autores como Chris Marker, Marguerite Duras, Alain Robbe-Grillet, Jean Cayrol y Henri Colpi.

Este grupo estaba muy ligado al 'nouveau roman', estilo literario que estaba posicionado politicamente en la izquierda.

Nacida el 30 de mayo de 1928, actualmente vive y trabaja en París.

Sus películas, documentales y video-instalaciones guardan un carácter realista y social y toda su obra presenta un estilo experimental distintivo.

En 1985, con la película "SANS TOIT NI LOI" ("Sin techo ni ley") obtuvo el León de Oro del 'Festival de Cine de Venecia'.


Filmografía:

- Les plages d'Agnès (2008)

- Los espigadores y la espigadora: dos años después (Les glaneurs et la glaneuse... deux ans après) (2002)

- Los espigadores y la espigadora (Les glaneurs et la glaneuse) (2000)

- Las cien y una noches (Les cent et une nuits de Simon Cinéma) (1995)

- Kung-Fu Master (1987)

- Sin techo ni ley (Sans toit ni loi) (1985)

- Jacquot de Nantes (1991)

- Una canta, la otra no (L'une chante, l'autre pas) (1977)

- Daguerréotypes (1975)

- La felicidad (Le bonheur) (1965)

- Cléo de 5 a 7 (Cléo de 5 à 7) (1961)

- La Pointe Courte (1956)


Entrevista a Agnès Varda - Fuente: www.criticadigital.com

– Su película parece la celebración de ese tiempo, basicamente, de toda su vida

Sí, pero es más una celebración del cine, porque yo vivo en el cine. Mi idea era contar en cine, encontrar la manera de transmitir eso. Era un ejercicio de memoria, también.

– Algo que llama la atención es que es un film vivaz y alegre aunque está poblado de muertos

Es que se trata, justamente, de una celebración. Yo estoy rodeada de muertos y de la muerte, pero eso es parte del paisaje. En realidad mi idea era la de un retrato. Yo siempre filmé retratos de otros, de la vida de otros. En este caso, se trataba de ver si podía retratar mi vida como si fuera la de otra persona, de tomar distancia. Por eso es que no dispuse de modo cronológico las escenas de mis películas que aparecen en el documental, que en realidad es menos un documental que una instalación. Para eso tuve que usar la manipulación y la ficción, inventar cosas.

– ¿Seleccionar los recuerdos para un retrato es como crear una ficción?

Sí, en parte sí; uno busca la historia. En otro sentido, no. En realidad, si me pongo a pensar, recordar fue natural porque ya no me acuerdo de todo, sólo de algunas cosas. Así que lo único que hice, fue poner en funcionamiento esos recuerdos que me quedan, o por lo menos como yo imagino que eran esas cosas.

– ¿Quedan los más importantes?

No necesariamente, no. Quedan los que quedan y uno arma su vida alrededor de ellos. En realidad todo surgió porque me acercaba a los 80 años y pensé que quería dejarles algo a mis hijos y a mis nietos, contarles mi vida a ellos. Y además los quería tener a ellos en una película. Así que de a poco fui armando todo y salió el tema de las playas, porque son tanto un lugar de partida como de llegada.

– En este caso, usted no trabajaba con material a descubrir, sino con algo siempre conocido. ¿Hubo algo que la sorprendiera a medida que rodaba?

No durante el rodaje en sí, pero sí en el montaje. Siempre me sorprendo de lo que aparece en las películas en esa etapa, porque en realidad el montaje es casi todo para mí, el momento en el que compongo como un músico. Y acá además se trataba sobre todo de montaje. Ahora bien, lo que más me sorprendió fue descubrir que tuve y tengo una vida muy activa. Viajé por todo el mundo, crié dos hijos, hice películas, fotografías, instalaciones artísticas y sigo produciendo. La verdad es que organizar todo eso en una película fue difícil. Y, por supuesto, no fue algo que se hizo por azar.

– Hablábamos antes de los muertos, de la presencia de la muerte en el film. Y, sobre todo, la de Jacques Demy

Es que una cosa que yo tenía muy clara era que quería que el espíritu de Jacques invadiera toda la película. Mi vida con él fue lo más importante de todo. Es cierto que su partida fue triste, pero lo que vivimos con él fue siempre muy feliz. Por eso quizás el sentimiento de felicidad que tiene toda la película. A mí me sorprende porque muchos me dicen que lloran con la película, pero a mí no me pasa, me parece muy alegre.

– Quizás por el final, cuando todos sus amigos llegan a festejar sus 80 años con 80 escobas

Eso fue totalmente imprevisto. Yo ya había terminado de rodar, había finalizado la película, y unos días después pasa eso. Así que lo incorporé y de algún modo cierra todo, porque es como si el documental armado estuviera enmarcado por la vida real. Y es lo que me permite decir lo que digo, que vivo porque me acuerdo y tengo recuerdos. Y que, mientras recuerde, estaré viva.

Sala de Exhibición: Complejo Tita Merello


Info: www.primordiales.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario